Chi-Kung y Vida Integral

La práctica que te llevará a
equilibrar tu cuerpo físico y energético

Hace unos 20 años descubrí el Chi-Kung en unas circunstancias un poco “especiales”.

Era una época en la que estaba tan perdida, tan perdida, que para que te hagas una idea, a veces no sabía ni en qué día vivía, del caos que tenía.

Fueron años y años en los que buscaba y buscaba algo que aliviara, aunque suene tópico, el vacío que sentía.

Porque esa era la experiencia real que yo sentía: vacía, vacía, vacía…

Entonces, en esa época, resulta que un amigo me recomendó practicar Tai-Chi y Chi-Kung.

Y como estaba tan desesperada, pues allí que me fui a una clase, para probar cómo era.

Todavía me acuerdo de que, antes de la primera clase, estaba muy nerviosa, muy ansiosa y con temor de lo que pudiera encontrarme.

¡Qué pajas mentales se hacía mi ego, por favor!

Pero bueno, afortunadamente, allá que fui.

Y resulta que la primera clase fue todo un abanico de sorpresas para mí.

Lo primero que me impactó es que mi mente, que antes no paraba de pensar y pensar y hablar y hablar en mi mente, con su parloteo y cháchara mental, se calló.

Jo, eso ya me pareció una pasada.

¿Y por qué te digo esto?

Pues porque ya había intentado antes varias veces que se callara esa mente, a través de diferentes técnicas de meditación.

Esa mente que Teresa de Ávila la definió tan bien como: “la loca de la casa”.

Y oye, no había manera humana de que la “loca” se callara aunque fuese un poco… hasta que empecé a practicar Chi-Kung.

Lo segundo que me sorprendió muy gratamente fue que me resultaba de lo más fácil hacer los movimientos de Chi-Kung.

Y no solo eso, si no que… ¡También me lo pasaba bien!

Y no como cuando hacía deporte, que me costaba, me cansaba, me aburría… Vamos, que no acababa de cogerle el punto, la verdad…

Cuando la gente cercana a mí se enteró de que hacía Chi-Kung, empezaron a decirme que por qué hacía esas cosas raras, y por qué no hacía cosas más normales.

En fin…

Pero yo me sentía tan bien, tan bien después de cada clase, que continué practicando, a pesar de las reticencias de los demás.

Y entonces surgió un gran sueño dentro de mí de enseñar este hermoso Arte de la Práctica de la Energía.

Así que me formé con diferentes maestras y maestros de Chi-Kung durante varios años.

Y desde hace varios años, he conseguido hacer realidad este gran sueño.

"Chi-Kung y Vida Integral" es para ti si quieres tener un cuerpo en forma, flexible, ligero y lleno de energía.

Chi-Kung es el Arte de la Energía

El ser humano desde tiempos muy antiguos ha sabido manejar la energía
para poder desarrollar todos sus potenciales.

Hasta los años sesenta esta práctica originaria de oriente estuvo oculta y ahora tenemos la grandísima oportunidad de beneficiarnos de algo tan valioso y que además es muy fácil de realizar.

La práctica de estos ejercicios físico-energéticos te llevará a equilibrar tu cuerpo físico y energético. Y como consecuencia, irás desarrollando tu nivel emocional y mental.

Y poco a poco conseguirás una mayor consciencia en tu vida.

¡Hola, Soy Monika!

Nunca me ha gustado sufrir haciendo ejercicio.

Y eso me llevó a buscar otro tipo de ejercicio o actividad física que realmente encajara conmigo.

Desde pequeña siempre me han llamado la atención las artes marciales. Esta inquietud me llevó a descubrir el Chi-Kung. 

Lo que observé durante años de práctica con varios maestros y maestras es que las prácticas eran bastante complicadas y complejas, y veía que muchas personas tenían dificultades para seguir esa rutina.

Y es precisamente la razón por la que desarrollé mi propio método de Chi-Kung.

Un método sencillo, y accesible para la mayoría de la gente.

El Cuerpo Físico es el Templo del Espíritu

Lo verdaderamente maravilloso es la eficacia de practicar el Chi-Kung para que vayas solucionando los problemas de tu día a día y al mismo tiempo para que vayas dirigiéndote a tus deseos

Chi-Kung y Vida Integral Online

¿Qué se trabaja?

Realizamos Ejercicios Físico-Energéticos sencillos y eficaces, que son fáciles de hacer para la mayoría de la gente

por 40€/mes

*Pago seguro con tarjeta o paypal

Hola me llamo Beatriz y practico “Chi-Kung y Vida Integral” gracias a una invitación que me hizo Monika para probar y experimentar esta práctica de movimiento de energía, que yo desconocía.

Deciros que ha sido todo un descubrimiento, en el que hace que mi cuerpo se relaje y mi mente se calme y consiga estar en el aquí y ahora y conectar con mi interior y sentir una gran paz y bienestar.

Además os diré que es una maravilla tener a Monika como profesora, que nos guía-dirige y nos lo enseña de una manera muy fácil, en la que nos permite practicarlo en cualquier momento y sitio y llevarlo a nuestra vida cotidiana.

Así que os invito a que lo conozcáis y practiquéis, porque de verdad os digo que es realmente efectivo, consigues esa calma, ese parar que la mayoría buscamos. Animaros.
Beatriz A.
Muchas Gracias por la clase de hoy, a Monika y al grupo. A mí me ha venido muy bien. El tema tabú me ha parecido muy necesario para vivir la vida con la energía que se merece.el Chi Kung interno me ha gustado mucho vivirlo desde otra perspectiva y me da fuerza para ser más consciente del ciclo de la vida y de la propia VIDA. Gracias.
Aran O.
He recorrido esta Clase en diferido y la he disfrutado. El Chi-kung Interno antes me costaba. Mí PM y mis pensamientos, se encargaban de que así fuera. Me ha gustado mucho sentir mí cuerpo más flexible, los auto-masajes,… Estoy contenta de seguir con las clases de Chi-kung!
Maialen L.
Este próximo viernes podré compartir con todas y todos la clase de Chi kung online. Q guayyyyy estar juntas de nuevo y disfrutar de estas Maravillosas y magistrales clases de Monika.
Yolanda S.
Yo también prefiero estar on line en directo. Pero he de reconocer q gracias a la tecnología puedo seguir participando en distintas e interesantes sesiones. Cosa q antes era inimaginable! 😀
Sagrario E.
El día 23 de enero, tras haber mantenido contacto estrecho con paciente covid, pasé a estar confinada, inicialmente en mi casa y, tras dar yo positivo, en mi habitación. La noticia la recibí como un jarro de agua fría por ser mi segundo confinamiento y porque consideraba que para mi estado mental no era lo más oportuno. No fue fácil afrontar la situación y menos establecer una rutina de actividad que me permitiera mantenerme equilibrada en un espacio tan reducido como es mi habitación siendo una persona que precisa actividad, “aire” y movimiento.

Tras un “tiempito” decidí que la práctica del CHI-KUNG me podía ayudar, y así me puse manos a la obra. No he practicado CHI-KUNG tres veces a la semana, sino diariamente y más de una vez al día durante todo este tiempo.

Muchas gracias Monika, Gracias al Grupo de Chi-kung, Gracias Escuela de Vida Integral por ayudarme a vivir de forma diferente.
Belén G.

Aprende a llevar una Vida Integral:
una vida llena de tranquilidad y gozo

Suscripción de 40€/mes

*Pago seguro con tarjeta o paypal

Ir arriba